N° 45 De los Emigrantes e itinerantes

abril de 2016
por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes



En el marco del Año de la Misericordia ofrecemos estas meditaciones referidas ese multiforme fenómeno contemporáneo, como es el de la movilidad humana, que ciertamente nos recuerda situaciones a menudo dolorosas, si no trágicas, de los refugiados, prófugos, emigrantes y nómadas, así como muchos otros grupos de itinerantes.


MISTERIOS GLORIOSOS

I   La Resurrección
Oremos para que la Iglesia, que nació del costado abierto de Cristo, promueva un movimiento amplio de solidaridad hacia todos los emigrantes y haga crecer comunidades vivas en las que Cristo resucitado se manifieste a través del amor hacia nuestros hermanos de cualquier raza, cultura y religión.


II   La Ascensión
Oremos para que la actividad turística sea siempre un instrumento eficaz para la promoción del crecimiento personal y social de cada persona y de todos los pueblos, consolidando la cooperación entre las naciones, las culturas y las religiones.


III  Pentecostés
Oremos por los estudiantes que amplían sus estudios lejos de su patria, para que se preparen cristiana y académicamente a su futuro, a fin de ser más eficaces en el compromiso de desarrollo en sus países de origen.


IV   La Asunción
Oremos por la gente del mar, por sus familias, por los armadores y por todos cuantos trabajan en el sector, para que en el ejercicio de su actividad no se dejen consumir por los intereses y preocupaciones materiales, ni se dejen vencer por la incertidumbre, la ansiedad o la soledad, sino que busquen reparo en el corazón amoroso de María, Asunta al Cielo.

V   La coronación de María Santísima como Reina y Señora  de todo lo creado

Oremos por cuantos trabajan en los Aeropuertos, “cruce de la humanidad en camino”, para que con la ayuda de los Capellanes que ahí sirven, comprendan la importancia de ejercer su servicio diligentemente, en espíritu de apertura y comprensión de las diferencias, haciendo, de este modo, palpable e inmediato el sentido de la universalidad de la Iglesia.

N° 44 Del Jubileo Dominicano

LOS MISTERIOS  DEL ROSARIO
PARA EL JUBILEO DE LA ORDEN DE PREDICADORES

“El año jubilar será un año del Rosario...”
(Fr. Louis-Marie Ariño-Durand OP, Promotor General del Rosario)




MISTERIOS GOZOSOS



I   La Anunciación

"El sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven, a una virgen desposada con un hombre de la casa de David, llamado José; y el nombre de la joven era María." (Lc 1,26-27)

"María estuvo llena de gracia, tanto que redundó la gracia del alma sobre el cuerpo... y tanto que redundó esta gracia a todos los hombres. Es gran cosa para un santo tener suficiente gracia para su propia salvación; tener suficiente gracia para la salvación de muchos, es aún mayor; pero que haya sido tanta que pueda ser suficiente para todas las personas de este mundo, he ahí la grandeza suprema: pues esto es así en Cristo y en la Santísima Virgen María." (Santo Tomás de Aquino, 1224 - 1274)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a hacer en todo la voluntad del Señor.


 II   La Visitación

"Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó de gozo en ella." (Lc 1,41)

"Juan recibió la gracia de ser profeta, cuando, por su estremecimiento en el vientre de Isabel, conoció que Dios estaba delante de él. Cuando la Santa Virgen saludó a Isabel, Jesucristo lo consagró como profeta, según las palabras de Juan Crisóstomo: Jesucristo quiso saludar a Isabel por María para que su palabra salida del vientre de su madre, proferida por el Señor y recibida por el oído de Isabel, descendiera a Juan, que así sería consagrado profeta. Y él mereció por su madre recibir el espíritu de profecía." (Bto. Santiago de la Vorágine, c.1228-1298)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a hacer de cada visita una Visitación.


III   La Natividad

"Ella dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre." (Lc 2,7)

"¡Bienaventurados los brazos de María santísima, que abrazaron tantas veces este niño que encierra el mundo en la palma de su mano! Y ¿qué es conveniente decir de las entrañas de María? ¡Su felicidad es única! Escucha, te ruego: Ellas recibieron al Dios Hombre. ¡Concepción que supera toda naturaleza y todo razonamiento! Este seno sostuvo la fuente y el origen de la vida. Ha conducido a término lo que hace crecer todas las semillas y todos los frutos... Ha encerrado en sí al que formó la luz y los astros y es más grande que el firmamento... Ha engendrado a su Creador y al de todos los seres." (San Alberto Magno, 1193 - 1280)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos la belleza del silencio y la contemplación.

IV   La Presentación de Jesús

"Los padres de Jesús ofrecieron el sacrificio prescrito por la ley del Señor: Un par de tórtolas o dos pichones" (Lucas 2,24).

"Esta ofrenda de Cristo al Padre, María la ha realizado la primera en el templo de Jerusalén. Por este gesto ella reconoce en la fe que el niño que sostiene en sus brazos, a partir de ahora, pertenece al Padre y no a ella, pero también en la ofrenda con todo lo que será su vida, ella nos ofrece a nosotros mismos que somos miembros de Cristo, ella se ofrece a sí misma y ruega por la humanidad entera; también nosotros podemos ofrecer en nuestra oración a Cristo a Dios por la salvación del mundo, y ofrecernos a nosotros mismos con todas las etapas gozosas o dolorosas de nuestro camino." (Juan Tauler, 1300 - 1361)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a someter nuestras vidas al Señor como un sacrificio que le agrade.


V   El encuentro de Jesús en el Templo

"El niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que lo supieran sus padres. Pensando que estaba en la caravana de peregrinos, anduvieron una jornada de camino buscándolo entre los parientes y conocidos." (Lc 2,43-44).

"Fue sólo cuando retornaron a su punto de partida, el Templo, cuando lo encontraron. Así que si tú has de encontrar el nacimiento divino en ti, debes dejar toda la multitud y volver al origen y al fondo de donde viniste. Todas las potencias del alma y todas sus operaciones: todo esto es la multitud. Tienes que dejar todo esto: la sensualidad, la imaginación y todo lo que busques o encuentres en el interior de ti mismo. Sólo entonces podrás encontrar este nacimiento." (Maestro Eckhart, c.1260- c.1328.)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a estar siempre cerca del Padre.




MISTERIOS LUMINOSOS

I   El Bautismo del Señor en el Jordán

"Desde el cielo, una voz dijo:" Este es mi Hijo amado, en quien encuentro mi alegría". (Mt 3,17)

"El Espíritu Santo mantiene a Juan el Bautista en el desierto en preparación al testimonio que dará después: nunca había visto a Cristo hasta que le vio en el Jordán... Aquí es donde la voz del Padre se escuchó proclamándolo su Hijo. Aquí es donde el Espíritu Santo lo adornó de tantas virtudes: la humildad, la mansedumbre y otras, a fin de que saliera del desierto transformado en sal para preservar a los hombres de la corrupción, en luz para iluminar a los ciegos, en ciudad amurallada, refugio para los santos y los hombres virtuosos." (San Luis Bertrán, 1526 -1581)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a ser fieles a las promesas de nuestro bautismo.


II   Las bodas de Caná

"El vino se acabó; la madre de Jesús le dijo:" No tienen vino." (Jn 2,3)

“Consideremos el amor respetuoso de María con respecto a Cristo. En el amor respetuoso que nosotros tenemos para con Dios, él nos hace simplemente presentarle nuestra indigencia, de acuerdo con este versículo, Señor, todos mis deseos están ante Ti. De esta manera Dios nos ayudará, aunque nosotros no entendamos, porque no sabemos qué conviene pedir en nuestras oraciones. Esta es la razón por la que la Madre de Jesús presenta únicamente a Cristo la indigencia de los otros diciendo, "No tienen vino."” (Santo Tomás de Aquino, 1225-1274).

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a estar siempre atentos a las necesidades de los que nos rodean.


III   La Proclamación del Reino

"Jesús caminó por ciudades y aldeas, proclamando y anunciando la Buena Noticia." (Lc 8,1)

"En los sermones y exhortaciones, utiliza un lenguaje sencillo, como el de una conversación familiar. Habla de tal manera que aparezca claro que tus palabras no proceden de un espíritu orgulloso o irritado, sino más bien de la ternura de una caridad y una bondad paternal. Sé parecido a un padre que se aflige al ver a sus hijos gravemente culpables... y trata de restablecerlos, de librarlos, y quiere acariciarlos como una madre, como alguien que se alegra de verlos progresar y poder esperar para ellos la gloria del paraíso." (San Vicente Ferrer, 1350-1419)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a ser predicadores celosos del Evangelio.


IV   La Transfiguración

"Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a Juan, y se los llevó a una montaña alta. Y se transfiguró delante de ellos." (Mc 9,2)

"Teniendo, pues, los ojos fijos en Jesús que da la fe y la mantiene... Que él mismo, el Dios del amor y de la paz, apacigüe vuestros corazones y acompañe vuestro viaje, que él os guarde en el secreto de su presencia, lejos de las intrigas de los hombres; y esto, hasta que os introduzca y os haga echar raíces en esta plenitud donde quedaremos eternamente, en la belleza y la paz, la seguridad y el descanso de la abundancia." (San Raimundo de Peñafort, 1175 - 1275)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a contemplar a Cristo transfigurado.


V   La institución de la Eucaristía

"El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna." (Jn 6,54)
"La sabiduría eterna, para acercarse más a los hombres y mostrar más sensiblemente su amor, quiso hacerse hombre... Queriendo por un lado mostrar su amor por el hombre hasta morir en su lugar para salvarlo, y no pudiendo por el otro dejar de ser hombre, encontró un secreto admirable para morir y para vivir, todo a la vez, y permanecer con el hombre hasta el fin de los siglos: es la invención amorosa de la Eucaristía; y por demostrar su amor en este misterio, no encontró ninguna dificultad para cambiar y suspender cualquier naturaleza." (San Luis-María Grignion de Montfort, 1673-1716)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a tener siempre hambre del Pan de la vida dado para la salvación del mundo.





MISTERIOS DOLOROSOS

I  La agonía en el Huerto de los Olivos

"Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y comenzó a sentir terror y angustia." (Mc 14,33)

"Oh Jesús, mi Salvador, el Hijo del Dios viviente, por el amargo dolor con que tu alma santa se inundó en el Monte de los Olivos, y por el miedo que atravesó tu carne sagrada, te pedimos, que en nuestra última hora, cuando nuestra alma y nuestro cuerpo estén en la angustia suprema, nos fortalezcas en nuestra agonía. No nos abandones, que la virtud de tus sufrimientos nos sostengan para que hagamos nuestra tu santa palabra: ‘Dios mío, tu voluntad, no la mía” (Fray Luis de Granada, 1505 - 1588)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a no abandonar nunca a los moribundos.


II   La flagelación

"Pilatos hizo flagelar a Jesús, y lo entregó para ser crucificado." (Mt 27,26)

"Le cubren de lesiones y le desgarran los golpes,
vemos sólo contusiones, cicatrices y agujeros.
Mira cómo resiste este terrible tormento
sin quejarse o murmurar, tan ardiente es su amor.
Pecadores, son nuestras ofensas
y nuestra sensualidad
las que causan tanto sufrimiento al que es objeto de lástima.
Sumérgete en la sangre de sus venas y encuentra tu sanación,
y no aumentes las penas, porque seguirá tu pasión.
Oh bondadoso Salvador, por este cuerpo lleno de golpes
calma tu enojo y perdónanos a todos!”.
(San Luis-María Grignion de Montfort, 1673-1716).

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a apoyar a todos los que sufren en el cuerpo.




III   La coronación de espinas

"Los soldados entrelazando espinas entretejieron una corona que pusieron sobre la cabeza de Jesús." (Mt 27,29)

"Tenemos que mantener en nuestra alma el dolor por nuestros pecados, pues para librarnos de sus puntas afiladas, Jesucristo quiso sufrir en su cabeza sagrada el dolor de las más punzantes espinas, como lo señaló el Venerable Beda. Las espinas son el símbolo de los pecados; pues si se le dijo al primer hombre culpable: La tierra te dará espinas y abrojos, es que nuestra naturaleza viciada por los pecados debe producir el amargo remordimiento que penetre la conciencia como espinas muy agudas”. (Ludolfo el Cartujo, 1300 - 1377)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a ayudar a los que sufren en su espíritu.

IV   Jesús cargado con la Cruz

"Él, cargando su cruz, salió hacia el lugar llamado de la Calavera (o Calvario), que en hebreo se llama Gólgota." (Jn 19,17)

"Es con una naturaleza humana semejante a la nuestra que el Hijo de Dios inició su rápido camino hacia la pasión. Nosotros debemos recorrer el mismo camino, mis hijitos, lanzarnos en este vasto océano, lavarnos y purificarnos, porque fue hecho para nosotros; marcar nuestra frente con la sangre divina, para que con tal signo podamos presentarnos ante el Padre Eterno, diciéndole que su unigénito Hijo pagó por nosotros, que hemos luchado y encontramos el botín rojo, escarlata, es decir, a Jesús en la cruz, todo ensangrentado y exhausto por el amor." (Santa Catalina de Ricci, 1522 - 1589)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a ser Simón de Cirene para aquellos que viven agobiados por el peso de la vida.


V   La crucifixión y muerte de Jesús

"Que la cruz de nuestro Señor Jesucristo sea mi única fortaleza." (Gal 6,14).

"Tú puedes encontrar una suave consolación tomando y leyendo el libro de la cruz, que has de tener siempre ante los ojos de tu alma, este libro de la vida, el libro de la Ley inmaculada, que elimina la suciedad, porque ella es caridad. La encuentras escrita con una belleza maravillosa cuando contemplas a Jesús, tu Salvador, extendido en la Cruz como una piel sobre la que ha escrito con sus llagas y ha iluminado con su sangre generosa. ¿Dónde se lee, dónde se aprende tan bien la lección de la caridad?". (Bto. Jordán de Sajonia, 1190-1237).


Nuestra Señora del Rosario, enséñanos, siguiendo el ejemplo de Nuestro Padre Santo Domingo, a descubrir el camino de la vida en el libro de la Cruz.





MISTERIOS GLORIOSOS

I   La Resurrección

“Jesús dijo a María: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?” (Jn 20,15)

"Oh Resurrección, oh dulce Pastor, oh humilde Cordero, Tú eres el jardinero que, después de haber abierto las puertas del jardín celestial, es decir, del Paraíso, ofreces las flores y los frutos de la Deidad eterna. Y ahora sé con seguridad que Tú has dicho la verdad cuando, bajo la apariencia de un viajero apareciéndote a dos de tus discípulos, les dijiste que era necesario que el Cristo padeciera, por medio de la Cruz entrara en su gloria... ¿Y cuál era tu gloria, oh dulce y amoroso Verbo? Eras Tú mismo y para que entrases en Ti mismo fue necesario que sufrieses." (Santa Catalina de Siena, 1347 - 1380)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a dar gracias por esta nueva vida que se nos da a través de la resurrección de Cristo.


II   La Ascensión

"La Escritura dice: Subió a lo alto, llevó a los cautivos, dio dones a los hombres." (Ef 4,8)

"El misterio de la Ascensión (...) nos introduce con el Señor en el reino del Padre y nos cierra caminos puramente terrestres. Si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba. Pero esta elevación de nosotros mismos, esta subida se hace siguiendo a Cristo, es el poder de la resurrección el que nos lleva y nos eleva, como el amor que Jesús tenía por el Padre le elevó en el camino de su Pasión. En efecto, nosotros no podemos unirnos a Cristo sino por los caminos que tomó él mismo: abyección, pobreza, desprecio, porque él mismo es el camino, no otro." (Juan Tauler, 1300-1361)


Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a desear siempre el Cielo.

III  Pentecostés

"Se llenaron del Espíritu Santo y comenzaron a celebrar la grandeza de Dios." (Hechos 2,4).

"¡Qué la gracia del Espíritu Santo esté presente en nosotros! Espíritu Santo, tú que inspiraste a los profetas para que anunciaran de antemano las maravillas del Mesías. Tú que purificaste a los Apóstoles para que llevaran al mundo entero el mensaje de Cristo. Tu soplo ha dado a los hombres el ser espiritual. Tú reúnes en la unidad las lenguas y costumbres divididas; Tú has enseñado con tu toque divino a los santos de todos los siglos. Tú has recompensado hoy a los Apóstoles de Cristo con dones extraordinarios y desconocidos de edad en edad. Tú has hecho glorioso este día de Pentecostés. Amén, ¡aleluya!” (Beato Humberto de Romans, 1194 - 1277)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a ser dóciles al soplo del Espíritu.


IV   La Asunción

"El Poderoso ha hecho obras grandes por mí, desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada." (Lc 1,48-49)

"Si Nuestra Señora se encuentra con su cuerpo en la gloria del cielo es que desde su vida terrena, y a pesar de sus gracias excepcionales, no estuvo atada a ningún bien, espiritual o corporal, interior o exterior... Por esta profunda pobreza interior, nosotros participamos un poco de la pureza de María, ella no puso ningún obstáculo a la gracia que la elevó hasta Dios. La Asunción comienza, como la Resurrección, en nuestra vida cotidiana aquí abajo." (Juan Tauler, 1300-1361)


Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a ir siempre a Cristo a través de ti. Ad Jesum per Mariam.

V   La coronación de María Santísima como Reina y Señora  de todo lo creado

"Una señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y en su cabeza una corona de doce estrellas." (Ap 12,1)

"Mis hijas [son las monjas del Convento de Santa Inés] están vestidas ricamente... Ellas serán llevadas y presentadas al Señor, el Rey, después de la REINA, la Virgen María, su Madre incomparable, pues ella es su única paloma, su amada, toda hermosa, pura y sin mancha... Está llena de caridad y de amor, llena de gracia, bendita entre las mujeres, y con ella está el Señor. Las esposas de Cristo serán llevadas a su lado en el Templo del Rey no hecho de manos humanas, donde el Esposo se regocijará con la Esposa... Entraréis en Sión cantando himnos, la cabeza adornada con una alegría eterna, es decir, con una corona inmortal." (Bto. Jordán de Sajonia, 1185-1237)

Nuestra Señora del Rosario, enséñanos a amar más y mejor, que seamos dignos hijos e hijas de nuestro Padre Santo Domingo.




Oración del Jubileo

Dios Padre de misericordia,
que llamaste a tu servidor Domingo de Guzmán
a ponerse en camino en la fe,
como peregrino itinerante y predicador de la gracia,
al prepararnos a celebrar el Jubileo de la Orden,
te pedimos que infundas de nuevo en nosotros
el Espíritu de Cristo Resucitado,
para que podamos proclamar con fidelidad y alegría
el Evangelio de la paz.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.








N° 38-40 Para el Triduo Conmemorando la llegada al Puerto del Callao

Resultado de imagen para virgen del rosario del milagro

 16 de junio  de 2014


MISTERIOS GOZOSOS


I.   LA ANUNCIACIÓN DEL ANGEL A MARÍA
He aquí la Esclava del Señor.
Si escuchamos la voz del Señor no endureceremos nuestros corazones, no demoraremos un momento en entregarnos plenamente al poder a la gracia. (Santa Gertrudis)

II  LA VISITA DE MARÍA SANTÍSIMA A SU PRIMA SANTA ISABEL
Bendita tú eres entre todas las mujeres y Bendito es el fruto de tu vientre.
Roguemos a María para que estemos cada vez más próximos al corazón de su Hijo, para que nos ayude a seguir su escuela de virtudes. (Juan Pablo II)

III  EL NACIMIENTO DE JESÚS EN BELÉN
Os ha nacido el Salvador…Hallaréis al Niño envuelto en pañales y reclinado en un pesebre.
Quiero vivir como un niño sin preocupaciones en el Sagrado Corazón de mi Padre, dejándome conducir en todo con la simplicidad de un niño. (Santa Margarita María de Alacoque)


IV  LA PRESENTACIÓN DE JESÚS EN EL TEMPLO
Llevaron al Niño a Jerusalén para presentarlo al Señor.
De la fuente que brota de mi corazón, extenderé torrentes de consolación divina sobre todos los que se acerquen con confianza y humildad. (Santa Gertrudis)

V  JESÚS PERDIDO Y ENCONTRADO EN EL TEMPLO
¿No sabían que debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?
El corazón de Jesús es realmente el corazón humano de Dios-Hijo. Está, pues, lleno de amor filial: lo que hizo y dijo sobre la tierra dan testimonio de este amor filial. (Juan Pablo II)



TRIDUO  EN  HONOR 
A LA VIRGEN DEL ROSARIO DEL MILAGRO
Conmemorando su llegada al puerto del Callo
en junio de 1592


Día primero

Del “Relato sobre la aparición del Señor del Milagro”, de Don Oteiza y Bustamante escrito en Salta en 1864.

“En uno de los días del mes de Junio de 1592, se sintió en el puerto del Callao, un sacudimiento terrestre. Como los temblores se repitieron una y otra vez, los habitantes de aquella pequeña villa se encontraron en la orilla del mar, como que era el sitio más espacioso y en el que no había ningún peligro a ser aplastados por los derrumbes de los edificios. La atmósfera era sombría, porque una niebla densa y pesada cubría la región. Pero a impulso de una fresca brisa se disipó el color plomizo de aquella obscuridad, y con los primeros rayos del sol comenzó a divisarse a la distancia, en dirección Sud-Oeste, dos objetos que marchaban serenos y tranquilos cual si un hábil piloto los dirigiera al puerto. Y como esta novedad pasó rápida y veloz de boca en boca, muy pronto se aumentó aquel río humano con la venida de algunos curiosos que, atraídos por aquella nueva inesperada, venían provistos de los excelentes larga- vistas que nunca faltan en los cuerpos marítimos. Efectivamente, á pocos instantes se supo ya que aquellos dos objetos eran dos enormes cajones que, impelidos por la corriente, seguían su curso natural aproximándose al puerto muelle del Callao”



Oración

Santísima Virgen María,
Nuestra Señora del Rosario del Milagro:
Por tu travesía sobre las olas del mar.
Por tu arribo al Puerto del Callao.
Por la veneración que te tributaron en Lima
los primeros santos latinoamericanos,
Toribio de Mogrovejo, Rosa de Lima,
Martín de Porres y Juan Macías.
Y, en nuestra Córdoba, los santos Francisco Solano,
Alonso Rodríguez y Juan del Castillo.
Por los méritos de tu Hijo crucificado
cuya imagen acompañabas hasta nuestra patria Argentina.
Por haber elegido esta ciudad
para establecer tu trono de misericordia,
te rogamos nos alcances la gracia especial
que te pedimos en este Triduo,
si es para mayor gloria de Dios y bien de nuestra alma.

(Se pide la gracia que se desea obtener)

Agradecidos por tu bondad,
prometemos ser más devotos tuyos publicando tus favores,
y más fieles en el cumplimiento
de nuestro  deberes de cristianos.
¡Virgen del Rosario del Milagro, sednos propicia!


 Padrenuestro, Avemaría, Gloria

LUEGO DE LA VICTORIOSA DEFENSA LA VIRGEN GENERALA - R. P. Cayetano Bruno SDB

17 de junio  de 2014



MISTERIOS DOLOROSOS

I  LA ORACIÓN EN EL HUERTO DE GETSEMANÍ
Jesús comenzó a experimentar tristeza y angustia.
Tomad como aspiración las palabras de Nuestro Señor: “Que se haga tu voluntad”. Y a continuación: “¡Dios mío, me abandono a ti!” (Santa Margarita María de Alacoque)

II  LA FLAGELACIÓN
Por sus heridas fuimos curados.
Si os encontráis en un abismo de debilidad, o si caéis frecuentemente, hundíos en la fuerza del Sagrado Corazón que os fortificará y  levantará. (Santa Margarita María de Alacoque)

III  LA CORONACIÓN DE ESPINAS
Lo revistieron con un manto púrpura y se burlaban de El.
La aflicción y las pruebas del corazón, en especial cuando se soportan con paciencia y humildad, aumentan la pureza del alma. (Santa Gertrudis)

IV  LA VÍA DE LA CRUZ
Llevando Él mismo su cruz, salió de la ciudad para ir al calvario.
Pon tu cabeza sobre mi corazón y saca de él fuerza para soportar todos los sufrimientos, ya que en otra parte no encontrarás ni alivio, ni ayuda, ni consuelo. (Santa Faustina)

V  LA MUERTE DE JESÚS
Mirarán al que traspasaron
¡Miren, con María, el interior de este corazón! Mírenlo especialmente en el momento de la crucifixión. Cuando es atravesado por la lanza. Cuando se revela la hondura del misterio que allí se encuentra inscrito (Juan Pablo II)


TRIDUO  EN  HONOR 
A LA VIRGEN DEL ROSARIO DEL MILAGRO
Conmemorando su llegada al puerto del Callo
en junio de 1592


Día segundo

Del “Relato sobre la aparición del Señor del Milagro”, de Don Oteiza y Bustamante escrito en Salta en 1864.

“Algunos creían que tal vez fuesen los despojos de algún buque, náufrago por el temblor; otros creían que fuesen también cajones vacíos arrojados ex-profeso al agua por inservibles. Nadie atinaba a dar con la realidad de aquel acontecimiento, porque nadie tampoco podía penetrar en los inescrutables designios de la Providencia. Luego que los cajones estuvieron a una corta distancia, mandó el Gobernador del Callao, que la falúa del Resguardo y dos ó tres botes más, salieran a encontrarlos, remolcándolos hasta el muelle. Los que primero vieron los cajones y  habían estado en la orilla e inmediaciones del mar, se creían con derecho a ser los primeros en abrirlos y ver su contenido; mucho más cuando se supo que cada uno tenía un rótulo particular en letras hechas a fuego sobre la madera. Siendo la hora un poco avanzada, se suspendió la apertura hasta el día siguiente, poner en conocimiento del Virrey,- que estaba en Lima-, todos aquellos pormenores, y   esperar su resolución. Los cajones quedaron esa noche en la orilla del mar, velados por una guardia de ciudadanos  que espontáneamente se ofrecieron a desempeñar aquella función.”


Padre nuestro, Avemaría Gloria

Oración
Santísima Virgen María,
Nuestra Señora del Rosario del Milagro:
Por tu travesía sobre las olas del mar.
Por tu arribo al Puerto del Callao.
Por la veneración que te tributaron en Lima
los primeros santos latinoamericanos,
Toribio de Mogrovejo, Rosa de Lima,
Martín de Porres y Juan Macías.
Y, en nuestra Córdoba, los santos Francisco Solano,
Alonso Rodríguez y Juan del Castillo.
Por los méritos de tu Hijo crucificado
cuya imagen acompañabas hasta nuestra patria Argentina.
Por haber elegido esta ciudad
para establecer tu trono de misericordia, 
te rogamos nos alcances la gracia especial
que te pedimos en este Triduo,
si es para mayor gloria de Dios y bien de nuestra alma.

(Se pide la gracia que se desea obtener)

Agradecidos por tu bondad,
prometemos ser más devotos tuyos publicando tus favores,
y más fieles en el cumplimiento
de nuestro  deberes de cristianos.
¡Virgen del Rosario del Milagro, sednos propicia!

Padrenuestro, Avemaría, Gloria


Resultado de imagen para virgen del rosario del milagro
18 de junio  de 2014 

MISTERIOS GLORIOSOS

I  LA RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR
Estaré con ustedes para siempre.
¡Refugiémonos en el Corazón de Jesús! El nos ofrece una palabra eterna, un amor que no se agota jamás, una amistad que no falla nunca, una presencia que no cesa. (Juan Pablo II)

II  LA ASCENCIÓN DE JESÚS AL CIELO
Mientras los bendecía se elevó al cielo.
Haz tu casa en el Corazón adorable de Jesucristo; llévale tus penas y amarguras y allí todo se pacificará. (Santa Margarita María de Alacoque)

III  LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO
Vieron aparecer lenguas de fuego…
En el corazón de Jesús se encuentran los reflejos del corazón de su Madre. Que el corazón de cada cristiano sea como el Corazón de Cristo: dócil a la acción del Espíritu, dócil a la voz de su Madre. (Juan Pablo II)

IV  LA ASUNCIÓN DE MARÍA AL CIELO
Vierte mi corazón palabra buena…
Perdeos en este abismo sagrado del Corazón de Jesús y no salgáis ya, porque ablandará vuestro corazón endurecido y lo volverá susceptible de gracias y de amor. (Santa Margarita María de Alacoque)

V LA CORONACIÓN DE MARÍA COMO REINA DE TODO LO CREADO
Ven… Entra… Mira… Tú serás coronada.
Dulce Virgen María, sé para mí Madre llena de bondad, haz que sea recibida en la mansión del Corazón del Señor, en la escuela donde enseña el Santo Espíritu. (Santa Gertrudis)

TRIDUO  EN  HONOR 
A LA VIRGEN DEL ROSARIO DEL MILAGRO
Conmemorando su llegada al puerto del Callo
en junio de 1592


Día tercero

Del “Relato sobre la aparición del Señor del Milagro”, de Don Oteiza y Bustamante escrito en Salta en 1864.

“Instruido el Virrey de los detalles de aquel acontecimiento, y queriendo dar a la apertura de  los cajones toda la solemnidad posible por los objetos que contenían, según lo indicaban los rotulos e inscripciones que tenían sobre sus tapas, dio orden para que las corporaciones eclesiástica, civil y militar de Lima, asistiesen al Callao en traje de etiqueta.
La población de Lima, no quería dejar de ver aquella augusta ceremonia. Con este motivo, un considerable número de carruajes de todas clases se vieron rodar sucesivamente por las arenosas calles del Callao.Acababan de dar las once cuando un disparo de artillería y los repiques de las campanas anunciaron, el día 20 de Junio de 1592, la entrada del virrey para hacer por sí mismo la apertura de los dos cajones. Don García Hurtado de Mendoza, Marqués de Cañete se dirigió, por el centro de una calle que formaban sus tropas con las armas presentadas, al sitio en que estaban los cajones. Allí hizo levantar la tapa del cajón en que se leían estas palabras:
“Un Señor crucificado para la Iglesia Matriz de la Ciudad de Salta, Provincia del Tucumán, remitido por Fr. Francisco Victoria, Obispo del Tucumán.”

En seguida se abrió el otro cajón, cuyo rótulo era el siguiente:
“Una Señora del Rosario para el Convento de Predicadores de la Ciudad de Córdoba, Provincia del Tucumán, remitido por Fr. Francisco Victoria, Obispo del Tucumán.”

Luego mandó que las sagradas imágenes se presentasen en alto para que las viera el pueblo. En el acto, al ver la efigies sagradas, la concurrencia cayó de hinojos ante al Salvador del Mundo y de su madre Santísima bajo la advocación del Rosario.”


Oración
Santísima Virgen María,
Nuestra Señora del Rosario del Milagro:
Por tu travesía sobre las olas del mar.
Por tu arribo al Puerto del Callao.Por la veneración que te tributaron en Lima
los primeros santos latinoamericanos,
Toribio de Mogrovejo, Rosa de Lima,
Martín de Porres y Juan Macías. 
Y, en nuestra Córdoba, los santos Francisco Solano,
Alonso Rodríguez y Juan del Castillo.
Por los méritos de tu Hijo crucificado
cuya imagen acompañabas hasta nuestra patria Argentina.
Por haber elegido esta ciudad
para establecer tu trono de misericordia,
te rogamos nos alcances la gracia especial
que te pedimos en este Triduo,
si es para mayor gloria de Dios y bien de nuestra alma.

(Se pide la gracia que se desea obtener)

Agradecidos por tu bondad,
prometemos ser más devotos tuyos publicando tus favores,
y más fieles en el cumplimiento
de nuestro  deberes de cristianos.
¡Virgen del Rosario del Milagro, sednos propicia!


Padre nuestro, Avemaría Gloria